¡Del hand-held al smartphone! La evolución de la productividad en el campo

Un agricultor control desde su tableta los datos referentes a los cultivos para aumentar su productividad en el campo.

La competitividad en el mercado actual es tan grande que las empresas no compiten solo por clientes. La innovación constante, que va de la mano del avance tecnológico, hace que la evolución sea más rápida de lo que suponemos. Y los equipamientos agrícolas son un ejemplo, pese a que el sector primario suele ser el más atrasado. La productividad en el campo viene incrementándose mucho en los últimos tiempos, y en este artículo trataremos de explicarte brevemente qué ha cambiado, cómo y por qué con la agrotecnología. ¡Sigue leyendo!

Tres grandes fases que aún se superponen en el procesamiento de la información agrícola

El sector agrícola y ganadero fue el primero del que vivió el ser humano. Ya en los tiempos antiguos, en el Neolítico, la caza y la pesca eran la fuente esencial de sustento de los pueblos, algo que terminó derivando en el cultivo y la cría de ganado debido al progresivo abandono del nomadismo.

Desde entonces, con el foco especialmente puesto en los tiempos modernos, la actividad agrícola ha evolucionado mucho y con ella lo ha hecho también la productividad en el campo. Desde el siglo XX hasta hoy, puede decirse que el agronegocio ha pasado (y aún lo hace) por tres grandes fases tanto en el mundo como en la región de América Latina y el Caribe en lo que se refiere a la tecnología para el procesamiento de la información agrícola.

Estas fases todavía hoy se superponen en muchos lugares. Es decir, la transición entre ellas no está del todo clara y a menudo se encuentran fusionadas. ¿Quieres saber cuáles son? Aquí te lo contamos:

1. La era ‘del papel y el lápiz’

La gestión agrícola, durante todo el siglo XX, no conoció nada que no fuese el papel y el lápiz para el normal desarrollo de las operaciones. La recolección de datos, la organización y la contabilidad eran —y en muchos casos aún lo son— realizadas manualmente.

En América Latina y el Caribe existe aún una preponderancia de este tipo de gestión, en la que softwares agrícolas como la solución modular de AgtechApps son minoritarios. El principal desafío asociado a la toma de decisiones y al control de datos mediante papel y lápiz, es que la productividad se ve seriamente limitada a partir de cierto volumen de trabajo o en determinadas condiciones.

El conocimiento tradicional sobre las operaciones agrícolas pierde parte de su eficacia en contextos de innovación y cambio como este. ¿Acaso es factible afrontar esta crisis climática sin herramientas adaptadas a los tiempos actuales? ¿Es viable para una empresa competir en el mercado internacional si ni siquiera cuenta con información exacta y comparable de sus tareas, cultivos o maquinaria?

En palabras del Premio Nobel de Economía Michael Kremer, «la agricultura móvil es algo que puede ser útil (…) para agricultores, gobiernos, servicios de extensión y empresas privadas». Y justamente eso es lo que nos lleva a la siguiente fase de la productividad en el campo: la era de las PDA.

El reto alimentario que se avecina con el crecimiento demográfico exige soluciones digitales que incrementen la productividad y reduzcan el uso de recursos.
El reto alimentario que se avecina con el crecimiento demográfico exige soluciones digitales que incrementen la productividad y optimicen el uso de recursos. / Pixabay

2. La era de las PDA o los hand-helds

Con la llegada del siglo XXI, aparecieron los llamados ordenadores de bolsillo o hand-helds. Este tipo de dispositivos han asistido desde entonces a agricultores de todo tamaño y condición en sus actividades diarias incrementando la productividad en el campo y fomentando la digitalización agraria.

Sus condiciones físicas y su diseño fueron desarrollados pensando en áreas rurales de difícil acceso y terrenos accidentados. Por eso, en la gestión agrícola se tornaron esenciales y aún existen muchos agricultores que los usan diariamente.

Se trata de pequeños dispositivos robustos que permiten almacenar información relativa al trabajo en el campo y facilitan la transmisión. Al ser más duraderos por su adecuación a los ambientes hostiles, suelen ser costosos y muchos de ellos vienen equipados con WiFi y red de datos GSM.

Estos hand-helds permiten a los agrónomos gestionar digitalmente ciertos flujos de información, pero tienen dos limitaciones que solo suplen los dispositivos inteligentes: la interacción y la riqueza de funcionalidades.

3. La era de los dispositivos inteligentes y la conectividad total

Así es como llegamos a la última (y actual) fase, la de los dispositivos smart y la conectividad total. En ella, los agrónomos y dueños de negocio pueden beneficiarse de una mayor rapidez, seguridad y practicidad en el control de la información agrícola.

Los smartphones y las tablets son los dispositivos más comunes en esta fase, aunque no los únicos. Cada vez más dispositivos están surgiendo al calor de la innovación y están llamados a facilitar el día a día de la gestión agrícola aumentando la productividad en el campo. Los drones son un ejemplo.

Los beneficios de capturar y gestionar información con dispositivos móviles se circunscriben muy especialmente a tres factores, además del abaratamiento de costes:

  • La facilidad de manipulación.
  • La diversidad de opciones de conectividad (WiFi, 3G, 4G, 5G, Bluetooth, GPS) que facilita el envío de datos instantáneo.
  • La diversidad de funcionalidades, que van desde apps de abastecimiento digital hasta apps de protección de datos, AI o cloud, así como funcionalidad Offline y Online, muy beneficiosa para áreas alejadas y sin conectividad.

Así, hoy en día es posible monitorizar todas las áreas de un negocio agrícola con aplicaciones móviles específicas desde un dispositivo inteligente. ¡Tu operación está en el bolsillo y conectada como nunca lo había estado!

La tecnología agrícola ha llegado para quedarse y no solo en las tareas físicas, sino especialmente en el procesamiento de la información agrícola.

Disfruta las ventajas de usar aplicaciones móviles con AgtechApps

Por todo lo anterior, podemos afirmar que la mejor opción para la gestión de la información agrícola y el aumento de la productividad en el campo está en el uso de dispositivos y aplicaciones móviles. En AgtechApps estamos firmemente comprometidos con el desarrollo y la operatividad de los negocios agrícolas. Por ello, comercializamos soluciones que se adaptan a cada operación para facilitar el procesamiento de datos, la comparación y la toma de decisiones.

Contáctanos ahora y solicita asesoramiento sin compromiso. Estamos para ayudarte a valorar la digitalización agraria de tu operación. Convierte a la tecnología agrícola en tu aliada para ser más eficiente, práctico y competitivo en el mercado actual.

5 pensamientos sobre “¡Del hand-held al smartphone! La evolución de la productividad en el campo”

  1. Pingback: ¿Qué es la madurez tecnológica en el agro? De la digitalización a la automatización - AgtechApps

  2. Pingback: El futuro de la agricultura en la nube: ventajas de las soluciones cloud

  3. Pingback: ¡Digitalizarse sin internet SI es posible! Aprovecha la funcionalidad offline en el agro - AgtechApps

  4. Pingback: TiresApp para agronegocios o cómo llevar un control más eficiente de los neumáticos - AgtechApps

  5. Pingback: Agricultura responsable y patrimonio ambiental: reduce el papel usando tu smartphone - AgtechApps

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *